Campaña 2022

La campaña del año 2022 de la Misión Hispano-Egipcia en Saqqara Suroeste se ha desarrollado entre el 17 de abril y el 30 de mayo. Ha sido un mes y medio de trabajo muy intenso y con resultados altamente satisfactorios. Se han llevado a cabo cuatro tipos de actividades.

En primer lugar, se ha completado la excavación sistemática del yacimiento de Kom el-Khamasin, en especial de su mitad oeste, hasta llegar a los niveles geológicos en todos sus sectores. Un total de 178 bloques constructivos de piedra caliza han sido recuperados de las arenas removidas del yacimiento, así como 38 bloques o fragmentos de bloques de caliza con inscripciones y relieves. La mayoría de estos últimos proceden de la cámara funeraria destruida de la mastaba de Imephor Impy Nikauptah. Se trata, sobre todo, de los bloques rectangulares y biselados que formaban el techo a dos aguas de la cámara, inscritos con dos franjas paralelas de texto jeroglífico con los nombres y títulos del sacerdote. Con los bloques descubiertos este año, puede reconstruirse el techo prácticamente en su totalidad y el contenido de la inscripción queda ya definitivamente fijado. Pero el hallazgo más importante y sorprendente en Kom el-Khamasin ha sido el de una acumulación de decenas de estatuillas de Imephor inscritas con sus nombres en el brazo derecho. Se trata de un tipo de estatuillas funerarias sin paralelos, que miden entre 15 y 30 cm, del mismo tipo de las 12 que ya conocíamos por el mercado de antigüedades y de las 2 que se recuperaron en el sitio en la campaña de 2021.

En segundo lugar, se ha procedido a la excavación del segundo de los dos yacimientos principales de la concesión, descubierto durante la prospección de la campaña de 2019, y al que dimos entonces el nombre genérico de “Square Building”. Situado al noreste de Kom el-Khamasin, a medio camino entre este último y la pirámide escalonada, surge sobre una suave elevación del terreno, en la vertiente sur del wadi norte de nuestra concesión. La excavación ha revelado que se trató de un edificio de 37,5 x 33,8 m, con un cuerpo central bien definido y toda una serie de pasillos y cámaras laterales, dispuestos de manera relativamente simétrica. El conjunto está construido en adobe con elementos en piedra caliza (umbrales, bases de columnas). En el cuerpo central se ha hecho un descubrimiento excepcional: un conjunto de pinturas en vivos colores que, a pesar de hallarse en un estado muy fragmentario porque formaban parte de la decoración de los muros de adobe colapsados, son suficientes para documentar motivos iconográficos regios: un rey tocado con ureo, un Horus de Behdet con las alas desplegadas y un caballo y un carro de combate. Puesto que se trata de motivos claramente asociados a la realeza del Reino Nuevo por temática o estilo, y habida cuenta de que no hay evidencia alguna de un uso funerario del lugar, trabajamos con la hipótesis inicial de que se trate de un complejo regio de carácter cultual fechado en esta etapa de la historia egipcia. Otra característica esencial del yacimiento es que está asociado a toda una serie de acumulaciones de grandes cantidades de cerámica (36 en total) fechadas provisionalmente en el Reino Nuevo. Todas estas acumulaciones se encuentran sistemáticamente al suroeste del complejo y guardan, sin duda, una relación estructural y semántica con él. Futuras investigaciones habrán de permitirnos aclarar el sentido y la función del conjunto. Los trabajos han apuntado, además, a un nivel más antiguo y uno más reciente de ocupación del lugar. El más reciente data de Época Bizantina y pudo estar relacionado con la expansión del movimiento eremítico. El más antiguo data del Reino Antiguo, como corrobora la cerámica (el porcentaje de fragmentos de recipientes característicos del Reino Antiguo es muy elevado y estadísticamente significativo) y pudo consistir en un primer edificio cultual, precedente del complejo del Reino Nuevo. Esto resulta particularmente interesante en relación con uno de los objetivos científicos del proyecto: el estudio de los patrones de ocupación cultural del territorio durante el Reino Antiguo y el Primer Período Intermedio.

En tercer lugar, se ha procedido a una nueva prospección selectiva de la mitad este de la extensa área desértica comprendida en la concesión con el fin de documentar la industria lítica que yace en la superficie del desierto y que puede ser fechada preliminarmente en la llamada Middle Stone Age. Esto nos permitirá reflexionar sobre el papel que pudo desempeñar el norte de Egipto en las rutas de salida de Homo sapiens de África para colonizar el resto del mundo, fenómeno que tuvo lugar precisamente en esa etapa del Paleolítico y que es conocido en la literatura científica con el nombre de Out of Africa.

Finalmente, en cuarto lugar, gracias a la incorporación de un geólogo al equipo de la Misión, se ha procedido al estudio geológico del territorio de la concesión, en especial el yacimiento de Kom el-Khamasin y el extenso wadi norte, con conclusiones reveladoras tanto en lo que se refiere a la composición geológica del primero y a la distinción entre niveles geológicos y antrópicos (que los repetidos saqueos han mezclado de manera caprichosa), como a la estructura geológica del segundo, que está en la base de los patrones de ocupación cultural del territorio.

Patrocinadores y colaboradores